sábado, 5 de febrero de 2011

El sillón


Hace año y medio desarmé el sillón que era orejero, le quité las orejas, lo tapicé con una tela buena pero muy mala de coser (a mano), hace poco le quité los brazos, esta semama compré la tela marrón de letras y en 3 días a la vuelta del trabajo hice la funda (a máquina). Mejor o peor, pero "al fin" está listo y a mi gusto.
Abajo le puse unos tablones, sin planchar, porque me gustan así, con volumen.
Aunque yo prefiero sentarme en sillas.

4 comentarios:

Carmen dijo...

Me gusta como ha quedado el sillón, y la tela es original y vistosa.
¿Por qué le quitaste las orejas? Son cómodas para apoyar la cabeza...

Septiembre dijo...

Te ha quedado bien chulo. La próxima vez le quitarás el respaldo y lo convertiras en una amplia banqueta... parece que lo vayas a desarmar poco a poco y para que no se te enfade, le haces traje nuevo.
Que graciosa.
Besos.

Mª Pilar dijo...

Cada vez que le quitas un trocito le haces una funda,así cada vez necesitas menos tela. Te ha quedado muy lindo.Se quedará en un puf...? besicos.

Angeles Diaz (Asturias) dijo...

Hola Carmiña !!!verdadera obra has hecho con el sillon,,cualquiera lo diria que hera un oregero...
Un fuerte abrazo
Angeles